viernes, 23 de marzo de 2012

VIÑEDOS CULTURALES DE BODEGAS BERNABE NAVARRO




YA TENEMOS OTRO HITO DE LA VITICULTURA EN ALICANTE

     Con tan sólo 11 años de vida la bodega Bernabé y Navarro, con Rafael Bernabé a la cabeza, ha conseguido hacerse un hueco en la élite del panorama vitivinícola alicantino por méritos propios. Dejando en esta ocasión a un lado su gama Beryna, Casa Balaguer y el Selección o Curro, que le han supuesto el espaldarazo a nivel nacional (pocos entendidos no situarían al Beryna como uno de los mejores vinos de España en relación calidad-precio), Rafa nos presenta una línea distinta de vinos en cuanto a concepción y filosofía: Viñedos Culturales.

     Con este concepto de Viñedos Culturales, se pretende por un lado la recuperación tanto de variedades como de zonas de cultivo que se hallaban en peligro de desaparición y por el otro, la creación de vinos de muy poca tirada y una personalidad muy concreta que cada cual juzgará según sus preferencias, pero que difícilmente dejarán indiferente a quien los pruebe.

    
     Viñedos Culturales hasta el momento está compuesta por 12 vinos en total: dos blancos, dos rosados, un tinto seco, otro dulce y una edición especial e indivisible, “Fusión y Los Cinco Elementos”, que consta de otros 6 tintos. Con este elevado número de referencias, queda patente que no le preocupa el quebradero de cabeza que supone hacer, embotellar y etiquetar producciones casi testimoniales de algunos vinos. También es verdad que eso mismo lo lleva haciendo desde el principio con su otra línea (de las 40 hectáreas de Finca Balaguer, se vinifican unas 70.000 botellas de la “línea Beryna”, cuando perfectamente se podrían producir 300.000).

     Este proyecto se sostiene territorialmente en tres pilares, que no son otros que las tres zonas diferenciadas de donde obtiene su uva: Las Salinas de La Mata en Torrevieja, “Finca Usaldón” en Villena y la también Villenera “Casa Balaguer”. Cada finca a su vez se subdivide en diferentes pagos, con nombre y apellidos, donde se potencia la personalidad de cada zona según su orientación y la naturaleza del viñedo preexistente en el lugar, respetando las técnicas culturales que se han llevado a cabo allí durante siglos. De ahí habrá tomado nombre el proyecto.

     En la presentación, Rafael dejó claro y patente su amor por el vino y la tradición, su inquietud por investigar y experimentar con diversas técnicas y elaboraciones, aprovechando también el evento para agradecer al excelente bodeguero y mejor persona, Pepe Mendoza, el que en su día le inoculase la pasión por la enología singular y le aconsejara establecerse en el territorio de Villena, del que a todas luces se ha convertido en gran amante y defensor.


     Ya metidos en cata, El sumiller Germán Alguacil fue desvelando de manera magistral los secretos que escondía cada uno de los 12 vinos de la colección, siendo el encargado de dirigir el ejercicio que se celebró en la sala de catas del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vinos de Alicante, donde se llevó a cabo la presentación y posterior “picaeta”, maridada con algunos vinos de nueva creación de esta bodega, que muy pronto verán la luz.

     Los vinos catados, de los que poco a poco iré publicando las notas de cata fueron: El Carro y La Viña de Simón en blancos, La Amistad y Musikanto en rosados, Los cipreses de Usaldón, Ramblís seco y Ramblís dulce en tintos, y la colección Elementos: Fusión, Tierra, Madera, Metal, Fuego y Agua.





2 comentarios:

Smiorgan dijo...

Mira que me llamó dos veces Rafa para invitarme, y el puñetero trabajo no me dejó ir.
Supongo que el evento estaría de lujo, porque oír a Rafael defendiendo lo suyo da gusto.
Envidia.
Saludos.

marevinum dijo...

No te preocupes, que los que tenemos la suerte de tener cerca a estos cracks del vino podremos disfrutar de su compañía en más ocasiones. Un saludo.

Publicar un comentario